Asómate.
Tu nido de huesos bebe sangre.
Acércate.
Aún quedan piedras por roer.
Mírame.
Tu indiferencia arrasó mi pecho.
Mírame.
Bañaré mis heridas al Sol que supuren amor.

Gruñe mi rabia al verte sonreír.