Para los que me conozcan, para los que me conocieron, para los que conocí, para los que me conocerán y los que no; para los que me odian (muchos), para los que me extrañan, para los me añoran, para los que se arrepienten de haberme dicho algo o de no habérmelo dicho, para los que me saludan, para los que no me saludan, para los que me recuerdan, para los que me olvidaron hace ya mucho...
Para todos coca-cola...

Estoy en un punto. No como el punto gordo de las matemáticas, es bastante más estrecho. Firme. Y oscuro quizá.
Miras atrás. Cosa ciertamente que poco se recomienda, pero... ¿por qué no?
Y... no sé, era bastante feliz. Quizás las despreocupaciones de la juventud... el instituto... o no. No sé.
Tampoco es que ahora pues no lo sea. Tampoco lo sé.
Sin embargo, nunca he sido persona de preocuparme mucho por estudios ni por casi nada, supongo. Tranquila, dentro de lo que cabe.
Pero de repente todo es muy raro.
Quizá nada me llena.
Mi carrera... los que me rodean, los que no. ¿mi "juventud" me insatisface?
¿Quién define lo que es o no joven?
¿Viejoven?
Supongo que estudiar (intentar estudiar) cansa, y ya está.

Pero quizás... quizás no. (o no de esa forma).

A veces quiero salir de aquí, y quizá sola. Coger el coche e irme lejos, a la montaña, no sé. Ahora se podría ver la nieve y quedarme encerrada en un pueblo cubierto por un manto blanco, Nadie puede entrar y nadie puede salir. Traedme un chocolate caliente.
O a la playa, y eso que soy poco de mar, pero hasta lo haría con gusto. Me tiraría en la arena, sabiendo que el pelo se ensuciará de esa fina arena y que en el cuerpo luego rasca.... Dándome un baño al anochecer para que la Luna me purifique.
Otro destino simplemente... ir a un sitio alejado del municipio. Periferia. Y en el coche bebiendo y ver al Sol ocultarse. Quien no lo haría si pudiera.

Y aquí estoy.

Rescatame. Tú, por ejemplo.