Tengo los huesos huecos, justo como el corazón.
Llenos de aire, que me hace falta para respirar y seguir el camino recto... por el más torcido.