Pon la radio, que suena la miseria.

Quizá nos procure algo de sosiego.

Y entre tanta constelación dormida, nunca confiará en nadie.