No siento frío, pero estoy helada.


No es frío, es un vacío en mi interior que escarcha a mis pulmones y no me permite respirar. Cada exhalación es todo un reto, que se desvanece al despedirse.


No es frío. Es ausencia.



Mi corazón está nublado.